No instruir ni corregir nuestros hijos es un gran error porque es…La gran estrategia de Satanás para destruir las familias

Muchos padres se sienten atemorizados y no se atreven a corregir ni llamarle la atención a sus hijos debido a ciertos argumentos impositivos de que hay que dejar que desarrollen su personalidad,  hay que darle sus propios espacios, que aquellos que son mayores tienen derecho, etc. etc. Inclusive en la escuela les enseñan que si los padres son intensos en sus correcciones, los hijos pueden denunciarlos a sus maestros y hasta pueden llamar la policía.

Pregunta 1: ¿Hasta qué punto estas alegaciones tendientes a que los hijos prácticamente se críen sin instrucción de los padres pueden dar buenos resultados?

Comencemos diciendo que corregir a nuestros hijos es un acto de amor, no de odio ni de desprecio sino de cariño y de estima; corregir  a nuestros hijos es un acto de amor.

  • El que detiene el castigo a su hijo aborrece; Más el que lo ama, desde temprano lo corrige dice Proverbios 13:24.

Y un pensamiento secular dice:

  • Escucha el consejo del que mucho sabe; pero sobre todo escucha el consejo de quien mucho te ama.

Y que mortal más ama a sus hijos que sus propios padres?  Mire… hasta los animales saben esto. O no ha visto usted en la televisión como las leonas y las osas, por ejemplo, invierten años de sus vidas protegiendo e instruyendo a sus crías desde que nacen hasta que están listas para valerse adecuadamente por sí mismos. Si no corriges, castigas e instruyes a tus hijos, lo que estás haciendo es formando muchachos mal criados, inadaptados sociales, débiles, inseguros y potencialmente delincuentes y por supuesto infelices emocional y sentimentalmente y estos (Los hijos) un día van a reconocer que por falta de dirección y disciplina de sus padres, sus vidas son un desastre. Es mejor corregir a tiempo que lamentarse después, dice otro refrán del mundo.

Ten siempre esto presente: Los hijos recuerdan con amor y admiración a los padres fuertes y rectos y a los padres débiles les recuerdan con ciertos sentimientos encontrados…Uhm quiero mucho a mis padres pero me hubiera gustado que hubieran sido menos tolerantes, blandos y complacientes y más proactivos, rígidos y exigentes.

  • Proverbio 3:12 dice: Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere

Entonces, esos argumentos de no cumplir con nuestra responsabilidad como padres instruyendo a nuestros hijos y capacitarlos para distinguir entre el bien y el mal y saber escoger el bien… ¿De dónde salen, cuál es su origen? Bueno…como hemos visto de Dios no provienen entonces si es son de Dios, al diablo pertenecen.

  • Juan 10:10 dice: El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido (Dice Jesús) para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

La pregunta fue si la crianza de los hijos sin instrucción correcta de los padres puede dar buenos resultados? La respuesta es que no por las razones ya expresadas y otras muchas más que llenarían todo el espacio de este mensaje.

Pregunta 2: ¿Que podemos hacer los padres frente a un régimen, como el que estamos viviendo, que tiende a neutralizar la instrucción de los padres para que los hijos sean educados por el sistema?

Muchas cosas podemos y debemos de hacer. Comenzando con reconocer que la educación, de nuestros hijos, los modales, las normas sociales y familiares y el conocimiento de Dios, es responsabilidad de nosotros los padres. La escuela enseña historia, lenguaje y matemáticas pero las costumbres y los valores le son enseñados a los hijos por sus padres. Inclusive el amor y el conocimiento de Dios es nuestra responsabilidad no de la iglesia o el pastor.

Algunas recomendaciones para criar hijos buenos en tiempos malos:

  1. Entendamos y tomemos responsabilidad sobre la crianza de nuestros hijos porque un día Dios nos va a preguntar que hicimos con ellos.
  2. Planifique por escrito las horas y el tiempo que usted va a invertir en sus hijos. Recuerde que si usted lo lleva a hacer deportes, ballet o karate eso está bien para su crecimiento social pero para su formación individual lo que vale es lo que usted le hable, le enseñe y el ejemplo que le esté dando.
  3. Evite el uso de celulares, tabletas, videojuegos, computadora y otros medios sociales más allá de los tiempos estrictamente necesarios y ocupe usted el resto del tiempo de sus hijos.
  4. Únase y planifique con otros padres actividades sanas e instructivas para sus hijos y no permita la entrada de argumentos contrarios a sus valores.
  5. Recuerde que “No instruir ni corregir nuestros hijos” es la gran estrategia de Satanás para destruir las familias, entonces… usted ore por sus hijos y desarrolle el Altar Familiar por lo menos una vez a la semana. Esto es tomar la función de sacerdote de su familia estudiando la Biblia.

Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se apresure tu alma para destruirlo. Proverbios 19: 18.

Dios te bendiga                                                                                                                                     Dr. Nelson  305-394-8676

 

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.