Quien Ama…

En cuestiones de amor: ¿Quién entiende las mujeres? Dice el hombre. A los hombres no hay quien los entienda! Dice la mujer.

El corazón de la mujer esta mejor orientado a lo espiritual, a ella se le hace más fácil encontrar a Dios. En el cielo habrán mas mujeres que hombres? Ella esta mas inclinada hacia la misericordia, esta mas dispuesta, perdona con mayor facilidad, por eso puede alcanzar mejores niveles de felicidad y de vida saludable y feliz durante mayor cantidad de años. Es mas hogareña, detallista, comprensiva y dócil, lo que le convierte en receptora de mejores muestras de amor y reconocimientos. El hombre ama dejándose llevar por el impulso y el placer produciendo así un amor más frio y material con matices visuales y sexuales mayores que la naturaleza del sexo femenino. Por esta razón la mujer que descuida su aspecto físico y/o sexual, desciende en el interés de su pareja aunque mantenga niveles de excelencia en el cuidado del amado y atención del hogar. Tanto el hombre como la mujer manejan un lenguaje del amor diferente el cual es necesario conocer y ser descodificado por su pareja para poder llegar a entendimientos rápidos y comunicaciones claras con sonidos agradables sin ruidos de malos entendidos. Tú nunca me entiendes…. Tú siempre eres el mismo…. Yo te doi más besos a ti de los que recibo de tu parte….  Las palabras nunca y siempre son absolutas para el hombre sin embargo son muy relativas y circunstanciales para la mayoría de la mujeres. La mujer puede insinuar con un gesto, el hombre habla directo sin insinuaciones. Para los hombres nunca es nunca mientras para las mujeres significa muchas veces.

La mujer demanda y reclama más tiempo, cuidado, atención y su alma necesita alimentarse a través de una comunicación más constante y permanente que el hombre. Además la mujer sueña e imagina cosas y tiene expectativas algunas veces mayores de las que realmente pueden ocurrir.

Siempre aconsejo a los hombres el tener mucho cuidado en el delicado trabajo que significa el manejo del corazón de una mujer. Ellas pueden amar entregando todo su ser sin dejar nada guardado y si no sabes apreciar o quisiste pasarte de listo y has tenido ya su perdón anteriormente, no te arriesgues a perder su confianza en ti pues su condición natural de celo y su capacidad de recordar cosas pueden hacerte pasar muchos malos momentos, aunque sepan perdonar mas que nosotros los hombres. Benditas sean todas las mujeres!

Dios te bendiga

Dr. Nelson

This entry was posted in cuerpo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.