Para Triunfar en la Vida…

 

Porque si cayere, el uno levantara a su compañero; pero hay del solo! Que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. (Eclesiastés 4:10)  Así de directo habla el Señor para dejarnos saber su voluntad con respecto a las parejas. Para obtener victoria en la carrera del matrimonio El nos armó de mandamientos precisos para que nos vaya bien en todo lo que hagamos a favor de la relación con nuestro cónyuge. He aquí algunos de ellos:

Unión:

Todo reino dividido contra si mismo esta arruinado, y ninguna ciudad o casa dividida contra si misma permanecerá. (Mateo 12:25)

Humildad y mansedumbre:

Andad con toda humildad y mansedumbre soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor. (Efesios 4:1-2)

Enojo:

Airaos pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. (Efesios 4:26)

Respeto al Espíritu Santo:

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. (Efesios 4:30)

Hablar:

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracias a los oyentes. (Efesios 4:29)

Amargura:

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia y toda malicia. (Efesios 4:31)

Y terminamos esta capsula con el libro de Eclesiastés: También si dos durmieren juntos, se calentaran mutuamente; más ¿Cómo se calentara uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno; dos le resistirán.

Para triunfar en tu matrimonio puedes contar con un elemento aun mayor que la ayuda de tu cónyuge, se trata de la presencia del Espíritu Santo. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía. Sino de poder, de amor, y de dominio propio, así que si ya recibiste a Jesús como tu único y suficiente salvador puedes clamar por su ayuda.

Dios te bendiga a ti y tu Matrimonio grandemente. 

DR. NELSON

This entry was posted in cuerpo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.