Tesoros…

De las decisiones más importantes que vas a tomar o ya tomaste es elegir con quien casarte. Tu pareja te puede convertir en alguien feliz o desgraciado, exitoso o fracasado, realizado o frustrado, e inclusive esta decisión puede influenciar en tu salvación o condenación. De ahí la necesidad de hacer una buena decisión para desarrollar tu proyecto de formar una familia cristiana prospera y sana con la cual vas a crecer y relacionarte el resto de tu vida. Si ya estas casado entonces te toca primero decidir si tú y tú pareja se van a dejar guiar por sus propios razonamientos, inteligencia y experiencias o si le van a permitir al Espíritu Santo que tome control de su vida individual y matrimonial.

Si la pareja es cristiana y prefiere gobernar su vida conyugal con sus propios patrones, entonces en vano vino el Señor Jesús a morir por ellos y establecer un código de vida que se llama Evangelio el cual incluye una gama extensa de patrones y señalamientos divinos para el manejo diario exitoso del matrimonio y la familia. Del mismo modo que un futbolista tiene que conocer detalladamente, estar compenetrado y jugar acorde a las normas y técnicas de su deporte, el cristiano debería de conocer, estar compenetrado y manejarse acorde a los mandatos de su estilo de vida que es el Evangelio. De igual modo estar familiarizado, saber interpretar y obedecer toda señal direccional que reciba de su manager que se llama Jesucristo.

La Biblia que es la Palabra de Dios y Manual que guía por camino de luz al cristiano, presenta con detalles no solo los consejos para que un matrimonio y una familia vivan en armonía y bendiciones, sino que tiene camino para cuando por cualquier circunstancia, el hombre o la mujer de Dios estén tambaleando en su fe o para cuando las tormentas de las circunstancias le hayan alejado de las directrices del Espíritu Santo.

Te dejo algunos de ellos del libro para que los escribas, los compartas y puedas colocarlos en tu lugar de trabajo, sitios sociales u otras localidades donde pueda serle de bendición a otros.

  • Con toda humildad y mansedumbre, soportaos con paciencia los unos a los otros en amor. Efesios 4:2.
  • En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente. Efesios 4:22-23.
  • Las casadas en sujetas a sus propios marido, como al Señor; porque el marido es la cabeza de la mujer. Efesios 5:22-23.
  • Cada uno de vosotros ame también a su mujer como a si mismo; y la mujer respete a su marido. Efesios 5:32.
  • Maridos vivid con ellas sabiamente, dando honor  a la mujer como a vaso mas frágil. 1 Pedro 3:7.
  • Considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. Hebreos 10:24.

Dios te bendiga,

DR. NELSON

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.