Limpia Todo…

¿Como me libero del orgullo y la soberbia?

La persona orgullosa es soberbia y trata a los demás de forma desconsiderada y despectiva por el concepto sobrevalorado que tiene de si mismos. Luzbel, querubín perfecto, fue arrojado del cielo cuando su altivez y soberbia le motivo a revelarse contra  Dios y entonces fue convertido en Satanás (Ezequiel 28:11-19). El rey Nabucodonosor de Babilonia fue confinado a vivir 7 años arrastrado por tierra comiendo yerbas como un animal (Daniel 4:30-37) y Herodes murió comido por los gusanos (Hechos 12:21-23) por el mismo sentimiento de altivez y arrogancia.

El orgullo ser manifiesta en diversas formas:

  • Egoísmo (pensar solo un nosotros mismos) y Terquedad (no querer cambiar).
  • Oposición a las autoridades y rechazo a la disciplina: esposos, jefes, líderes, pastores, etc.
  • Tendencia a la critica, juzgar y murmurar.
  • Pensar que no necesitamos ayuda de nadie.
  • Justificar los errores que cometemos y gran afán por obtener posiciones de importancia.
  • Envidia y comportamiento de burla hacia los demás.
  • Indiferencia hacia las necesidades del prójimo.
  • Jactancia de su propia sabiduría.

Todo ser humano es dueño en algún grado de este tipo de orgullo dañino y necesita sacar de su personalidad dicho comportamiento. En el creyente el orgullo puede llevarlo a tener algún tipo de apatía hacia la Palabra de Dios, la oración y principalmente la adoración por considerarse autosuficiente.

Isaías 2:11 dice: La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová solo será exaltado en aquel día; y Levítico 26:19 dice: Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce.

Para sacar el orgullo de nuestras vidas lo primero es reconocer que lo tenemos y declarar, en el nombre de Jesús, que no nos va a dominar y que lo vamos a sacar.

Proverbios 21:4  dice: Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamiento de impíos son pecado. De tal manera que debemos de tratarlo como lo que es, un pecado que tenemos que trabajar para extirparlo. ¿Qué hacemos cuando  actuamos incorrectamente? (a) Luego de reconocerlo, (b) Nos arrepentimos, (c) Pedimos perdón, (d) Enmendamos nuestros errores y (e) No lo hacemos más.

Si reconoces que tienes que liberarte de ciertas actitudes de orgullo, te felicito por tu valentía y te motivo a cumplir con los pasos anteriores. Ahora te conviene tener un ejemplo de alguien que haya triunfado sobre el orgullo y el mejor ejemplo es Jesús quien “No estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2:5-8). Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas, dice el mismo Jesus. (Mateo 11:29)

  Llaves Para tu Exito 

  • Egoísmo (Piensa en lo que le agrada a los demás) y Terquedad (Deja abierto tu entendimiento a todo cambio positivo).
  • Oposición a las autoridades y rechazo a la disciplina: esposos, jefes, líderes, pastores, etc. (Si no reconoces autoridad y disciplina sobre ti, nunca las vas a obtener, en paz, de otros).
  • Tendencia a la critica, juzgar y murmurar. (Se mas sobrio, sabio y juzga menos)
  • Pensar que no necesitas ayuda de nadie. (Solo los inteligentes se dejan ayudar).
  • Justificar los errores que comete (Reconocer los errores es de sabios) y gran afán por obtener posiciones de importancia. (La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella. Proverbio 10:22.)
  • Envidia y comportamiento de burla hacia los demás. (Enfócate en lo tuyo y tendrás mayor espacio para mejorar y prosperar y burlarte de ti mismo).
  • Indiferencia hacia las necesidades del prójimo. (Manos que dan, manos que reciben)
  • Jactancia de su propia sabiduría. (No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio a tus huesos. Proverbios 3:7-8.

Conéctate con Jesús que es el mejor Consejero para los males de nuestra naturaleza.          Si no sabes como hacerlo, escríbeme nelson@doctornelson.org.

Dios te bendiga,

DR. NELSON

This entry was posted in cuerpo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.