Autoestima

Autoestima es la forma como te ves a ti mismo, es la idea que tienes de ti, es el amor, consideración y respeto que te tienes. En otras palabras, es el concepto que tienes de tu persona. Si crees que tienes valor, te tratas con honor y demandas respeto y buen trato para ti, esa es la  imagen que vas a proyectar y así será  el tratamiento que vas a recibir.  Pero si por alguna razón, no te valoras y permites que te traten con menosprecio y no te atreves a exigir dignidad y consideración, tu corazón va a sentirse menospreciado y frustrado, te vas a enfermar del alma (sentimientos y emociones) y posteriormente sus efectos van a afectar tu salud corporal a través de las enfermedades psicosomáticas. La baja autoestima es un mal que TENEMOS que erradicar de tu  ser porque puede llegar a afectar también tu espíritu. 

Además, poseyendo ese indeseable compañero, no vas a atreverte a caminar en el campo de los riesgos por donde caminan los vencedores. En la importante área del amor,  las personas con  baja autoestima aceptan proposiciones que no les son las más favorables y son factibles de entrar en relaciones conflictivas existiendo siempre la posibilidad de no creer que tengan méritos suficientes para aspirar a mejores compañeros. Querámoslo a no, los seres humanos, siempre transmitimos lo que somos y tenemos; si tenemos inseguridad, temores y miedos, eso transmitimos, mas Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio (2 Tim. 1:7) y es este poder Omnipotente, el que fue capaz de crearte a ti y a mi,  la tierra y el universo, el que esta disponible para ayudarte a hacer los cambios necesarios para que puedas pasar de tímido a capaz, de débil a fuerte y de inseguro a ser una persona segura, exitosa y emprendedora dueña de sus actos y de un liderazgo solido, admirado e influyente.

La psicología y otras ciencias del saber, te aportan efectivas herramientas para superar las situaciones más dramáticas que pudiste haber vivido y que motivan tu baja autoestima, pero cuando es el Espíritu Santo que trabaja contigo no importa tu trasfondo cultural o académico, ni condiciones algunas porque El te capacita y te da gracia para que desarrolles la misión y la posición que tiene para ti (Cabeza y no cola Deut. 28:13). Pedro era un simple pescador y narra el libro de Hechos, Capitulo 4 que el sumo sacerdote, los gobernantes, ancianos y escribas le echaron mano a él y a Juan para interrogarlos. Entonces Pedro, “lleno del Espíritu Santo” les hablo a todo el concilio  y estos “Viendo el denuedo de Pedro y Juan, y sabiendo que eran hombres sin letra y del vulgo, se maravillaban”. En otras palabras, la ciencia puede sacarte del estado de angustia e inseguridad donde la baja autoestima nos coloca pero el  Espíritu Santo, no solamente nos saca sino que puede liberarnos para siempre del espectro del pozo cenagoso que significa tener baja autoestima y nos coloca en lugares de prominencia y prestigio. Aunque un ejercito acampe contra mi, No temerá mi corazón; Aunque contra mi se levante guerra, Yo estaré confiado (Salmo 27:3).

Dios Te Bendiga,

Dr. Nelson

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.