Tu Lengua…

Tu lengua es  un aliado muy efectivo que te puede llevar al triunfo o al fracaso. Con ella puedes encantar o hacerte odiar, hacerte popular o aborrecido y puede convertirte en indispensable, amado e irresistible.  

Todo depende de lo que tus labios digan y como lo hagan. Así la gente  puede calificarte de culto, amistoso, pedante o interesante, independientemente de tu apariencia física. Si sabes elogiar serás apreciado y buscaran tu compañía porque a todos nos gustan los halagos;  querrán que estés en sus reuniones sociales y tu popularidad será alta colocándote en posición privilegiada de aceptación y poder de influencia. Si usas tu lengua para criticar, pronto te evitaran, de igual forma si la usas para chismear pues te verán con aprensión y desconfianza pues evitaran ser alcanzado por el fuego cruzado de la dañina palabra de tu lengua. Por su parte, el “parlanchín” de lengua, el que mucho charla,  siempre estará expuesto a hablar demás, a exagerar o a mentir, cuando los temas sanos de conversación se agoten y su necesidades de conversar continúen presentes.

Cuando digas “SI”. Cuídate de estar seguro. Si te piden que seas su novia… que se quiere casar contigo… entrar en un negocio… etc. Igualmente se asertivo cuando tengas que decir “NO”. No a las drogas, al alcohol, a tomar una acción que no te convenga o que sea delictiva.

De este pequeño e inervado musculo, muchos proverbios se han escrito:

“Somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos.” Anónimo

“Cuando mas estrecha es la mente, más grande es la boca.” Ted Cook

“La ciencia moderna no ha producido un medicamento tan eficaz como unas pocas palabras bondadosas”. Sigmund Freud

“Se necesitan dos años para aprender a hablar y setenta para aprender a callar.” Ernest Hemingway.

“Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas.” Proverbio Arabe

“Cuando hables procura que tus palabras sean mejor que el silencio.” Proverbio Indio

 

Diez Ayudas de Crecimiento

  • Cepilla siempre tu lengua y mantenla higienizada, libre de malos olores.
  • Que tu lengua sea un filtro para las ideas que produzcan tu mente porque una vez salgan las palabras, no hay forma de recogerlas.
  • Que de tu boca sea reconocida como una fuente de expresiones de ánimo, afecto y aprecio para todos los que te rodean.
  • Evita palabras de desanimo, de desprecio y denigrantes hacia los demás.
  • Que tu lengua comunique aliento, que anuncie optimismo. Recuerda que el espíritu que transmitas, regresa a ti con otros siete mayores que él.
  • Disciplina tu lengua: No grites, maldigas o engañes. No repitas mucho ni calumnies.
  • Bendícete tu mismo, comenzando el día poniendo tu lengua a alabar al Señor Jesús.
  •  Que tus palabras siempre engrandezcan a tu cónyuge, hijos, familiares, amigos, hermanos, compañeros de trabajo, etc.
  • Antes de usar tu lengua, acostúmbrate siempre pensar bien lo que vas a decir.
  • Y por ultimo coloca aquí el consejo que sabes necesitas hoy para edificar tu lengua… Amen

 

Recuerda lo que dice el sabio Salomón: La muerte y la vida están en poder de la lengua.  Proverbios 18:21

Dios te bendiga mucho a ti, tu familia, tu casa, tus bienes, tus planes y tu futuro.

Dr. Nelson

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.