Infiel…

La carencia de sexo y la falta de atención son dos de los motivos principales de la aparición de una infidelidad. Que es más difícil perdonar… la infidelidad donde la pareja estuvo involucrada emocionalmente buscando  cariño, cuidado y atención sin haber sexo (infidelidad extrínseca) o cuando el motivo y consumación de la deslealtad fue puramente sexual (intrínseca)? El hombre tiende a perdonar más fácilmente la extrínseca o emocional  (sin sexo) y la mujer la intrínseca (solo buscando sexo sin compromiso emocional). De todas maneras una infidelidad es un acto de adulterio y traición a la pareja, que da a entender la existencia de algo grave en la pareja.

Muchas veces el engaño aparece cuando el amor esta debilitado por  exceso de peleas, discusiones, celos, iras y contiendas y pareciera que la convivencia es el motivo de la frustración imperante. Otros motivos frecuentes de  la infidelidad pueden ser: Monotonía, falta de valores morales y religiosos, mala elección de la pareja, venganza de una infidelidad anterior, búsqueda de nuevas experiencias, baja autoestima, debilidad de carácter, etc.

Ante una infidelidad solo existen dos caminos: Perdonas y continúas la relación o decides poner fin al compromiso. Tanto en  la ley del hombre como en la de Dios, este acto es repudiable y la persona afectada tiene la última palabra. Dios te motiva a perdonar prometiendo  su ayuda  para ambos conyugues en el difícil camino de la restauración de la relación. Nadie dice que el camino es fácil, ni el mismo Dios, pero sí es posible, principalmente con su ayuda para lo cual debe existir arrepentimiento de parte del  AGRESOR. El arrepentimiento consiste en sentir dolor por la falta cometida, disposición de no hacerlo nunca más, reponer la ofensa cometida y pedir perdón de corazón.   Y debe haber disposición de perdonar por la parte ofendida. Nunca debe obviarse el paso de la confrontación mutua, identificar los motivos de la infidelidad y llagar a un acuerdo de convivencia.

Es normal que al intentarlo de nuevo aparezcan dudas sobre un final feliz. En corto tiempo es imposible sanar una herida profunda y que la relación se restablezca, además ese no es el objetivo recuerde que la meta  no es volver a lo de antes, porque así fracasaron. Si continuamos haciendo lo mismo que antes hacíamos fracasaremos de nuevo. Se necesita formar un vínculo nuevo con lo que faltaba, sacando lo que no funcionó.

PASOS PARA RESTABLECER LA PAREJA…

1. Expresa todos tus sentimientos libremente y sin miedo; este momento, posiblemente será el único para preguntar, escuchar y captar el lenguaje corporal de tu conyugue para lo cual necesitas estar en calma.

2. Tras una infidelidad, la persona engañada quien tiene la última palabra. En su mano está intentarlo de nuevo o empezar una nueva vida sin esa pareja. Esto es ley del hombre y ley de Dios.

3. Es necesario acudir a un consejero o terapeuta profesional cristiano junto a tu pareja. Busca ayuda y rodéate de personas de tu confianza que no sean chismosas y te puedan ayudar, aunque recomendamos que se tenga la mayor discreción posible.

4. Independientemente si eres el engañado o el engañador, el haber estado involucrado en una infidelidad te confiere siempre un grado de responsabilidad.

5. Una infidelidad no tiene que terminar en divorcio

6. Si decides perdonar debes tratar de olvidar el evento, aunque sabemos que el fantasma de la infidelidad regresa de vez en cuando. Es necesario que confíes de nuevo en tu pareja.

7. Si piensas que no puedes perdonar o que tu pareja pudiera repetir su conducta y decides no continuar con la relación, debes de consultar con un profesional de la Consejería Matrimonial que sea cristiano.

Mi recomendación final es que, salvo casos muy excepcionales, siempre es mejor intentarlo de nuevo y si decides  contar con la ayuda de Dios, el trabajo se hace más fácil. El mismo Dios te dice: Venid a mi todos los que estáis trabajados y cansados y yo os hare descansar. (Mateo 11:28) y el Salmo 55:22 dice:” Echa sobre Jehová tu carga y El te sustentara.”

Con todo amor, apoyo y cariño,

 

Dr. Nelson

Has tenido alguna infidelidad?

Escríbeme nelson@doctornelson.org

Llámame: 305-394-8676

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.