Como Criar Hijos Buenos en Tiempos Malos

Pareciera que los tiempos están contrarios a facilitar que los padres podamos criar hijos buenos y sanos.
La comida que a ellos les gusta es la chatarra (Junk food)
Las películas, videos, internet y medios sociales son anti familia.
Los adultos, sacamos la Biblia y la oración de las escuelas.
Y espiritualmente estamos en constante confusión.
Pero aún bajo estas desfavorables condiciones, si es posible criar hijos buenos en tiempos tan malos como los que estamos viviendo.

Unos lo han hecho y usted puede hacerlo también. Pero tiene que comprender que es imposible conseguirlo en base a nuestras habilidades haciéndonos sabios en nuestros propios razonamientos porque las fuerzas que están moviendo la humanidad en dirección contraria a la verdad y las buenas costumbres son muy fuertes y superiores a nosotros.

Primero tenemos que identificar contra qué y contra quien estamos luchando por educar nuestros hijos en el camino del bien. Excesiva agresividad, sensualidad y lenguaje vulgar en los medios sociales. Se les quitan derechos a los padres y maestros. Ahora todo es permitido aborto, homosexualidad, irrespeto, marihuana. Etc. La virginidad ya no es un valor moral. A lo bueno se le llama malo y a lo malo bueno.
Esta es una lucha contra el mundo que está dominado por el llamado príncipe de este mundo el cual vino a robar matar y destruir, y lo está haciendo muy bien. Su nombre es satanás y sí usted ha leído esto, se habrá enterado también que el antídoto, el remedio, la solución se llama Jesús de Nazaret quien vino para que tengamos vida y vida en abundancia.

Si usted lee la Biblia encuentra que Jesús vino a enseñarnos costumbres puras, sanas, nobles, limpias, sin maldad. No robar, no mentir, no matar, no adulterar, si ayudar, si perdonar, si amar, ser pacificadores. Vino para influenciarnos a hacer el bien y nos dice que el mal no proviene de él sino de satanás que es el diablo.

En la Biblia en Efesios 6:12 dice: Que no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad de las regiones celestes. Y si a esto le agregamos nuestras debilidades o manifestaciones de la carne y los desatinos del hombre, tendremos una idea clara del ambiente donde se están manejando nuestros hijos. La Palabra de Dios dice: En el mundo tendréis aflicción pero confiad, yo he vencido al mundo. Es con sus fuerzas, con la de Jesús, que podemos mantener nuestros hijos fuera de las garras del enemigo. 1ra. Juan 5:5 dice: “Quien es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el hijo de Dios?

Cada vez que hacemos un seminario de “Como criar hijos buenos en tiempos malos”La mayoría quienes asisten son padres cristianos, y cuando preguntamos: ¿Qué expectativas tienes para tus hijos? Cerca del 90 % responde que sea profesional, que tenga una buena familia y que sea exitoso. Muy pocos dicen que sus hijos sean salvos, que tengan una vida de acercamiento con el Espíritu Santo y que sean grandes ganadores de almas.

Entonces aunque la Biblia enseñe “De que vale que ganemos el mundo si perdemos nuestra alma”, la educación de nuestros hijos está girando alrededor de fortalecer las cosas materiales dejando el espíritu desprovisto lo cual lo hace presa fácil de los deleites, maldad y engaños de este mundo.


RECOMENDACIONES SECULARES

1 Siempre demuéstrele lo mucho que le quiere.
2 Prohíba menos, elogie más y proporcione buen ambiente familiar.
3 Comparta y pase tiempo con ellos. Edúquele sobre valores morales.
4. Mantenga una buena comunicación y no pierda la paciencia.
5. Reconozca cuando se equivoque.
* Tome cursos sobre cómo ser buenos padres.

INSTRUCCIONES BIBLICAS

1. Enséñele la Palabra de Dios
2. Mantenga la Oración y la Intercesión. Que todos oren.
3. Predique con el ejemplo.
4. Utilice la Disciplina y la Corrección.
5. Desarrolle el Altar Familia.

Versículos Bíblicos de ayuda:

Y amaras a Jehová tú Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y
estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y
hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te
levantes. (Deuteronomio 6:6-7).

Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.
(Proverbios 22: 6).

La necedad está ligada en el corazón del muchacho Más la vara de la corrección la
alejara de él. (Proverbios 22: 15).

Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se apresure tu alma para destruirlo.
(Proverbios 19: 18).

Interponte con firmeza entre tu hijo y el pecado “…porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado”. (1 Samuel 3:13).

El que detiene el castigo a su hijo aborrece; Más el que lo ama, desde temprano lo corrige.
(Proverbios 13:24).

Vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y
amonestación del Señor. (Efesios 6:4).

Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. (Colosenses 3:21).

Dios te bendiga,

Dr. Nelson

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.