Conviviendo Con Una Persona Agresiva

  • Te ha tocado convivir con una persona agresiva?
  • Tu esposo o tu esposa grita, pelea y discute constantemente?
  • El tono de la voz sube con facilidad y las palabras son hirientes cuando discutes con tu pareja?
  • O eres tu la persona que pierde el control con facilidad e insultas, tiras, rompes    y agredes?

1.  ¿HAY PERSONAS QUE SON MAS AGRESIVAS QUE OTRAS…DE QUE DEPENDE ESTO?

Realmente …..si existen personas que son más agresivas que otras

Y esto depende principalmente del temperamento de la persona…. El temperamento es la forma natural como cada individuo reacciona ante las circunstancias de la vida…

Los coléricos y los melancólicos son proclives a ser mas violentos y sufrir de ataques de ira y un ataque de ira es una condición de furia, de cólera, de arrebato que la persona no puede o no sabe manejar; permite que sus emociones  virulentas le dominen y puede ir escalando hasta llegar a niveles de rudeza y brutalidad.

La agresividad en una persona depende también del tipo de carácter que posea.   El carácter se forma con las diferentes experiencias e influencias que una persona recibe a lo largo de su vida principalmente cuando se  esta en la niñez siendo su hogar el área de mayor de influencia.   Jóvenes y adultos que provienen de hogares violentos y agresivos, tienden a reproducir ese mismo comportamiento.

Existen también personas  pacificas y de gran mansedumbre como los de temperamento supino y los flemáticos que generalmente no se dejan dominar por los sentimientos de enojo, rabia, ira, cólera, sino que son mas placidos, calmados y serenos.

2.  ¿UNA PERSONA DE TEMPERAMENTO O PERSONALIDAD AGRESIVA, PUEDE DARSE CUENTA A TIEMPO DE QUE SU TONO DE DISCUSIÓN VA SUBIENDO Y QUE PUEDE LLEGAR HASTA LA AGRESIVIDAD VERBAL Y FÍSICA?

Precisamente ese es un elemento clave en la reeducación de un comportamiento agresivo. El crearle conciencia a la persona de que posee un rasgo dentro de su forma de ser que puede producirle problemas en su diario vivir, problemas con sus familiares, con sus seres queridos, en su interacción en su trabajo y con los demás…………..y que este comportamiento puede pararle promociones en su trabajo y en la vida y hasta puede también ocasionarle problemas con la justicia.

Un comportamiento agresivo es como una tormenta. Esta no se presenta de repente como llega un terremoto que viene sin avisar, sino que comienza nublándose el cielo, luego vienen los vientos, le siguen las lluvias, hasta que la velocidad y furia de esos tres factores se incrementan y producen un tremendo estado de inestabilidad en la atmosfera provocando desarmonía y desequilibrio en el  ambiente.

De igual forma, como las tormentas,  pueden ser detectadas por los satélites desde sus inicios, de la misma manera el comportamiento agresivo e iracundo puede ser identificado cuando se está formando en aquellas personas que lo sufren pudiendo así tomarse los correctivos de lugar para evitar consecuencias negativas. Pero dichos individuos tienen que ser instruidas en como poder  hacer la identificación y tomar los correctivos de lugar.

RECOMENDACIONES FINALES

  • Evita y reduce tus “disparadores”. Motivos que te enfurecen.
  • No sufras por cosas pequeñas, deja pasar muchos argumentos.
  • Piensa como lo haría tu  maestro Jesús
  • Divórciate emocionalmente de tus malos hábitos: pleitos, celos, contiendas,    iras, disensiones.
  • Tómalo todo con buen sentido del humor
  • Pide ayuda a tu compañera (o) lideres, pastores, consejería-cristiana etc.
  • Tomate tiempo para ti misma, relájate, evita el stress.
  • Perdónate a ti mismo y aprende a perdonar a los demás.

Dios no nos ha dado espíritu de cobardía sino de valentía y de dominio propio

Tú puedes dominar las obras de la carne enemistades, pleitos, celos, ira, contienda, disensiones.

Te recuerdo que si estas en Cristo, nueva criatura eres, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas.

Tu estas llamado a desarrollar, con la ayuda del Espíritu Santo, los frutos del espíritu que icluyen el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza y dice la palabra de Dios que contra tales cosas no hay ley; no hay argumento superior que pueda derrotarte.

This entry was posted in cuerpo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.